Domesticación, ludigenesia y neouros económicos

uroX

Por Paco Tongal

Frankensteins malévolos podrían dedicarse en la clandestinidad a cruzar a seres humanos con arreglo a un solo criterio totalmente arbitrario, como la longitud relativa del dedo meñique, el color de los ojos, la forma de la nariz, lo poco o mucho que llore el bebé, el grado de activación de una determinada estructura cerebral, el tiempo tardado en empezar a hablar, etcétera. De este modo, a lo largo de las sucesivas generaciones veríamos aparecer también otros rasgos asociados, y en solo unos cientos de años obtendríamos así distintas razas que, como en el caso de los perros, podrían adquirir formas grotescas… (Texto completo aquí).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biología, Economía, Ficción, Filosofía, Naturaleza, Pensamiento

Comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s